El Ayuntamiento crea un aula de convivencia y un observatorio juvenil

La Delegación de Educación del Ayuntamiento de Cádiz, encabezada por la concejala Ana Fernández, ha dado respuesta a una demanda histórica de la Federación de Asociaciónes de Madres y Padres y de los institutos: la creación de un aula de convivencia para los jóvenes expulsados de los institutos en la que podrán ser atendidos de forma personalizada.

«Se está reduciendo el número, pero seguimos teniendo chicos y chicas jóvenes que faltan a clase, que son expulsados, y había una demanda de la comunidad educativa de darle respuesta a esos chicos», explicaba la concejala en relación a la medida. Este aula de convivencia que ya se viene desarrollando en otras ciudades como en el caso de Chiclana viene a responder a esa necesidad».

De acuerdo con Fernández, «es algo que debemos trabajar de manera transversal entre Enseñanza y Juventud, con la colaboración de la Flampa y con los diferentes agentes, desde la inspección hasta los orientadores de los centros, y la idea es que este espacio dote de herramientas a los menores para que puedan continuar el curso escolar».

Además, de forma complementaria, se ubicará en el centro de promoción del menor un Observatorio Juvenil en Barrios que tendrá como objetivo realizar actuaciones dirigidas a los jóvenes como talleres educacionales, así como fomentar la coeducación y una educación en valores. Este observatorio contará con un equipo formado por trabajadores sociales, educadores de calle, animadores socioculturales y técnicos en integración social que estarán trabajando en distintos barrios de la ciudad.