El Gran Teatro Falla será más accesible para personas con diversidad funcional

El Gran Teatro Falla será más accesible a las personas con diversidad funcional. El Ayuntamiento ha licitado ya las obras para mejorar los accesos a los palcos reservados e instalará un bucle de inducción en la zona central del patio de butacas del equipamiento cultural que permitirá la reserva de plazas a personas con discapacidad auditiva.

En la actualidad existe la reserva de un único palco para personas con movilidad reducida en planta baja. Y con este proyecto que se va a acometer se van a destinar 12 plazas para usuarios que accedan en silla de ruedas, por lo que será necesario adaptar 6 palcos de la planta baja. Para ello, únicamente será preciso sustituir las puertas actuales de acceso. Éstas tienen una hoja de 72 cm. y se colocarán otras de una hoja de 82 cm. En las nuevas puertas se colocarán el símbolo internacional de accesibilidad (SIA).

Asimismo también se adecuarán los aseos sustituyendo los aparatos sanitarios actuales por otros adaptados a la normativa y se colocarán barras abatibles a cada lado de los inodoros. Asimismo, la puertas de acceso al baño se cambiará por una puerta corredera y se colocará la señalización con el SIA junto a la entrada.

Por su parte, el bucle de inducción destinado a personas con capacidad auditiva reducida, se colocará para toda la zona central del patio de butacas, bajo la moqueta del pasillo. En concreto, se colocará un cable de antena plano de 1,8 cm; de ancho, aislado, cuyo loop se conectará a un amplificador de inducción HLD9 ajustable mediante interface con control remoto, monitorización remota de funcionamiento y envío automático de mensajes en caso de fallo. Con este método, se habilitarán 22 plazas para personas con capacidad auditiva reducida.

Se estima un plazo de ejecución de un mes para la realización de estas obras y el presupuesto asciende a un total de 22.042,51 euros.

Con esta medida se profundiza en el compromiso del equipo de gobierno con el derecho a la accesibilidad universal, tal y como se recoge en la Convención Internacional de los derechos de las personas con discapacidad de 2006 que pide a las administraciones públicas que aseguren “el acceso a las personas con discapacidad, en igualdad de condiciones, al entorno físico, el transporte, la información y las comunicaciones».