Entrevista a Sara Gallardo, ganadora de DocuExprés con «Despertar», sobre el cáncer de mama

  • «Queríamos retratar a las mujeres como las guerreras que llevan dentro»

Se apagan las luces del Gran Teatro Falla y empieza a sonar una hermosa música. El escenario se ha convertido en una pantalla de cine, estamos en la gala de inauguración de la 48º edición de Alcances y lo que se proyecta es «Despertar», el corto ganador del concurso DocuExprés, hecho con todo el amor del mundo por Sara Gallardo y Antonio Montes.

Imposible no contagiarse del optimismo y del afán de superación de las mujeres protagonistas del corto. «Después de mucho discutir, llegamos al cáncer de mama en positivo porque no queríamos victimizar a las mujeres, sino retratarlas como las guerreras que llevan dentro» nos cuenta Gallardo al recordar cómo eligieron el tema con el que por tercer año consecutivo concursarían en Alcances.

«La idea era mostrar cómo Cádiz devuelve la mirada al cáncer, cómo la gente es capaz de transformar el dolor en algo positivo y, además, así consigue ayudar a mucha gente», nos dice.

Nos vemos en Chiclana algunos días después del premio, pero con las emociones aún a flor de piel. «Cuál fue mi sorpresa, que nunca había recogido un premio en el Falla, que cuando tú miras para adelante no ves nada y me enfrenté a un gran negro. Me dio un poco de pena porque yo esperaba verles la cara. Pero aún sin verlas, levanté el premio, señalé para adelante y todas aplaudieron como locas porque para ellas también esto no deja de ser un granito de arena más en la ayuda contra el cáncer de mama». Tanto es así, que el premio lo han donado a las organizaciones que participaron en el corto que se puede visualizar de forma gratuita en Internet.

«Despertar» rezuma ternura y ganas de vivir.  «Es un corto sobre el cáncer de mama, pero muy raro, porque en realidad no se habla del cáncer de mama», nos dice su directora. Una historia preciosa en la que las protagonistas no dudaron en dar lo mejor de sí: «nos dieron una lección de vida a todos».

Uno podría quedarse horas escuchando a Sara Gallardo hablar de las personas con las que construye sus películas. Junto con la periodista gaditana Vanessa Perondi se ha embarcado en una aventura cinematográfica llamada «Relatora Producciones» que trabaja dos líneas principales: la recuperación de la memoria histórica y la defensa de los derechos humanos.

Su primera cinta se llama «Las víctimas sin llanto» y recoge el testimonio de María, cuyo padre fue fusilado por ser escribiente de la CNT; Fina, sobrina de una de las tres rosas de Tabacalera y a la que la represión también le quitó para siempre a su padre y a su tío; y Elena, hija del último alcalde republicano de Puerto Real a la que nunca nadie antes le había preguntado por su madre. «Se ha hablado de las mujeres que sufrieron la represión directa, pero nunca nadie les ha preguntado a las que quedaron viudas o huérfanas cómo sacaron adelante a las familias». Eso hicieron Gallardo y Perondi, preguntarles, sacarlas de ese silencio atroz con el que la dictadura las hizo más víctimas si cabe y «nos han regalado su memoria cuando había parte de ella que no habían contado ni en sus casas».

Un ejercicio de memoria más que necesario en un país que sigue sin cumplir con una cuestión de derechos básicas como es dar dignidad a las víctimas. «La democracia yo creo que cerró en falso todo este período de la historia y creo que tanto la política como la sociedad tiene una deuda pendiente con todas estas víctimas. Se trata de recuperar dignidades y de que un hijo no piense que su padre hizo algo malo, su padre luchaba por la democracia y por los derechos y lo fusilaron porque hubo un golpe de Estado».

Relatora Producciones es «un cúmulo de sueños que están ahí deseando salir y en algún momento tienen que seguir saliendo a flote». Así lo resume Gallardo, incapaz de dejar de perseguirlos y de poner todo su tesón en conseguirlos. Porque ha heredado de todas esas mujeres cuyas historias nos regala los principios inquebrantables que dan sentido a las batallas cotidianas.