José Blas Fernández tiene secuestrada y en situación irregular la Fundación Eléctrica de Cádiz

  • El Protectorado de Fundaciones ha confirmados las sospechas del Gobierno municipal
  • «No han presentado cuentas ni actividades, ni han renovado los patronos cuando debían»

En los últimos plenos, los concejales del equipo de gobierno han pedido insistentemente al concejal del PP José Blas Fernández que firme de una vez los convenios que hacen falta par poner en marcha el bono social gaditano. Sólo él puede desbloquear la situación porque es el presidente de la Fundación Eléctrica de Cádiz y, por tanto, es el único que puede firmar o convocar al Patronato de la Fundación para que rubrique el convenio con la suministradora y el convenio con la comercializadora Eléctrica de Cádiz.

Oídos sordos

Sin embargo, como el que oye llover. El concejal del grupo popular ha hecho caso omiso a todas las peticiones para garantizar el derecho a la energía.

El 4 de julio, en una convocatoria ante los medios, José Blas Fernández firmó el primero de los convenios (entre Ayuntamiento y Fundación) sin necesidad de convocar el Patronato. Desde entonces, nada. Como contó el propio alcalde recientemente en un artículo publicado en la prensa local, «la estrategia del PP no puede ser más sibilina. José Blas se empeñó en que se incluyeran más atribuciones a la Fundación Eléctrica de Cádiz en los convenios para la puesta en marcha del Bono, como condición sine qua non para su aprobación en el Consejo de Eléctrica y ahora ponen la zancadilla y ni convoca, ni quiere firmarlos».

Situación irregular

«La ciudadanía debe saber que el señor José Blas Fernández a estas alturas ya ni siquiera debería ser presidente de la Fundación Eléctrica de Cádiz, pues debería haber convocado la renovación de su patronato justo antes de las elecciones de 2015, como reza en los estatutos de dicha fundación y en la Ley de Fundaciones», explicaba José María González. «Este alcalde le ha solicitado en numerosas ocasiones que convoque dicho patronato, pero, en dos años no ha tenido tiempo de hacerlo», añadía. «Por ello, este equipo de Gobierno ha informado al Protectorado de Fundaciones de las diversas irregularidades que está cometiendo el Partido Popular en su gestión de la Fundación».

Entre las numerosas irregularidades cometidas por la Fundación Eléctrica de Cádiz, que no está cumpliendo ni sus estatutos ni la Ley de Fundaciones, se encuentran el hecho de que los patronos no han sido renovados o el que no se hayan presentado ni las cuentas anuales ni los informes de actividades al Patronato de Fundaciones

Dejación de funciones

Para intentar frenar aún más el proceso, el concejal del PP encargó un informe ad hoc al despacho de abogados Cuatrecasas para intentar frenar el bono con triquiñuelas legales. Sin embargo, el informe viene a confirmar la situación irregular de la Fundación presidida por Blas Fernández

Además, el concejal popular ni siquiera comunicó al Equipo de Gobierno el contenido de dicho informe. Desde el Gobierno de la ciudad se critica que se «ponga primero en conocimiento de la prensa los resultados del informe que solicitó y que el Ayuntamiento lleva tiempo esperando tan solo para seguir confundiendo a la opinión pública y sembrando dudas sobre el bono».

«Lo único que pone de relieve la conclusión de este informe, según lo publicado, es una dejación clara de sus funciones como presidente de la Fundación Eléctrica de Cádiz», explican.

El informe encargado por José Blas Fernández se centra únicamente en la manera en la que deberán tributar la Fundación y la suminstradora Eléctrica de Cádiz el bono social gaditano y no analiza, en ningún caso, ni su viabilidad técnica, ni la legal.

La viabilidad legal ya fue comprobada con el informe jurídico externo que encargó Eléctrica de Cädiz antes de diciembre de 2016 para dar por cerrada la propuesta. Es decir, «Blas Fernández no tiene ninguna excusa para no firmar y que pongamos ya en marcha el bono».

Uso patrimonialista

Por lo que el Equipo de Gobierno ha pedido una vez más a José Blas Fernández que “deje de hacer un uso patrimonialista de la Fundación y firme los convenios para la puesta en marcha del Bono y renueve el patronato puesto que ahora ni hace ni deja hacer”.

Pueril e impropio

En concreto, la concejala de Asuntos Sociales, Ana Fernandez, le pide que «deje de poner excusas y cumpla con su deber como representante público y firme los convenios que faltan para poner en marcha el Bono Social Eléctrico, un bono que beneficiará a unas 2.000 familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad». Ana Fernández califica la actitud del concejal del PP de «pueril e impropia» ya que «trata de poner zancadillas y obstáculos para intentar parar un proceso que tiene como objetivo garantizar unas condiciones dignas de vida».

«Primero le dijo al alcalde que era verano y esperase, a principios de septiembre le transmitió que iba a pedir un informe jurídico que estaría listo en siete u ocho días y ahora ni siquiera se pone al teléfono argumentando que está ocupado cuando se le llama desde Alcaldía», narra la concejala.

Medida pionera

El bono social gaditano es una medida pionera en todo el territorio español. Con su aprobación, Cádiz entró en la historia consiguiendo que, por primera vez, las empresas privadas tuviesen que implicarse en «la lucha sistemática contra la pobreza energética». «Se trata de hacernos corresponsables, tanto las administraciones como las empresas, del objetivo de mejorar la vida de nuestros vecinos y vecinas», explicó el alcalde cuando salió adelante la medida.

Hoy ese gran logro y el derecho a la energía de los gaditanos y gaditanas depende exclusivamente de la decisión unilateral de una persona: el concejal del PP, consejero de Eléctrica de Cádiz y presidente de la Fundación Eléctrica de Cádiz, José Blas Fernández.

De José Blas Fernández dependa que las familias en situación vulnerable no tengan que seguir mendigando energía con su factura de la luz; sino que tengan garantizado el acceso a la energía de forma digna.