José María González: «como representantes públicos, llevamos a la espalda todas las sensibilidades»

El Equipo de Gobierno ha decidido no acudir a los actos relacionados con la Patrona, celebrados el pasado 7 de octubre.  «Es un paso más en el objetivo de separar los espacios de confesión religiosa de la representación pública», explica el alcalde, José María González, en la red social de Facebook.

El alcalde considera que «es necesario avanzar en esta diferenciación, en beneficio del respeto a toda confesión de tipo religioso». Asimismo reconoce que esta diferenciación   «no se decreta», sino que lleva su tiempo.

González plantea también «un diálogo de ida y vuelta con la ciudadanía, en el que todos y todas aprendemos colectivamente». Y se muestra convencido de «caminar en la senda correcta, en la senda de la convivencia y el respeto a la diversidad».

Para el alcalde es importante diferenciar entre la participación en las manifestaciones religiosas a título individual y hacerlo como representante público. «Cuando cualquiera de nosotros, como cargo institucional, acudimos a un evento en calidad de representante público, lo hacemos llevando a nuestras espaldas todas y cada una de las sensibilidades a las que estamos llamados a representar», explica.  Por ello, según sus propias palabras, «debemos seguir avanzando en esta senda, a través del laicismo, como principio social de convivencia y de respeto mutuo».

También aclara que «no se debe confundir laicismo con antirreligiosidad» porque «sería un grave error» ya que «el laicismo busca establecer las condiciones políticas y sociales que posibiliten el desarrollo pleno de la libertad de conciencia». Y, añade, «creemos que esta es precisamente la base de los Derechos Humanos».

En su escrito, el alcalde recuerda que ha participado durante años en organizaciones cristianas que «desempeñan una labor fundamental y que constituyen un ejemplo de lucha y dignidad». «Es precisamente en ellas donde aprendí a respetar a quien piensa diferente. Y me consta que una gran parte de estas organizaciones cristianas defienden estas tesis», añade. Y recuerda las palabras del Papa Francisco cuando defiende que “la convivencia pacífica entre las diferentes religiones se ve beneficiada por la laicidad del Estado, que, sin asumir como propia ninguna posición confesional, respeta y valora la presencia del factor religioso en la sociedad”.

«Por eso, hemos decidido dar este nuevo paso hacia la libertad, el respeto y la diversidad. Que son tres pilares básicos de la democracia», concluye el alcalde su mensaje.