Juan Clavero es víctima de una «trampa» por defender los caminos públicos

  • El activista fue detenido por la Guardia Civil en un control no rutinario en un carril forestal tras una marcha reivindicativa en los terrenos de la empresa Breña del Agua

Las vías pecuarias y los caminos públicos son patrimonio colectivo que todas y todos tenemos derecho a utilizar. Así lo reclama la Plataforma Ciudadana «Sierra de Cádiz» que lucha contra la ocupación y el cierre ilegal de estos caminos que impide el tránsito de personas y animales. La reivindicación es clara: caminos abiertos y sin candado.

Ante la desidia absoluta de los alcaldes de la zona, los ciudadanos y ciudadanas decidieron organizarse contra los usurpadores de caminos públicos. «Las alcaldías del PSOE en la Sierra de Cádiz no deben dejar que sean los movimientos sociales y la ciudadanía quienes tengan que defender la apertura de caminos. Deberían ser las alcaldías las que iniciasen esos procesos de denuncia, de acción política social, legal, contra quienes usurpan caminos públicos, senderos y cañadas. Si hubiésemos encontrado como aliadas a esas alcaldías quizá ese sentimiento de impunidad que tienen algunos caciques de la zona no sería tanto», asegura Jesús Rodríguez, parlamentario andaluz de Podemos por la provincia de Cádiz.

Contra Juan Clavero

El pasado 27 de agosto, un control no rutinario de la Guardia Civil descubría droga en el vehículo del activista ecologista Juan Clavero, miembro de esta plataforma, después de una marcha reivindicativa por la Colada del Argamazón para comprobar si los caminos públicos estaban abiertos.

Según consta en el atestado de la Guardia Civil incluido en las diligencias previas del juzgado, los tres agentes que interceptaron y detuvieron a Clavero (uno de Ubrique y dos de Prado del Rey) aseguran que el control se montó por una llamada anónima que alertó a la Guardia Civil de que en la furgoneta se trasportaba droga.

Tal y como explica Ecologistas en Acción, «a la hora de la llamada anónima, Juan Clavero estaba en un bar de Benamahoma con numerosos testigos y sin su furgoneta, ya que había dejado esta en un carril a tres kilómetros de la localidad de El Bosque, punto de inicio de la marcha reivindicativa de las vías pecuarias y caminos públicos». Además, el control no se efectuó en la carretera, sino en un carril forestal.

Clavero pasó esa noche en el calabozo con las luces encendidas y sin reloj. A la mañana siguiente, el juez le tomó declaración a él y a otros participantes en la marcha. Clavero fue puesto en libertad sin ninguna medida cautelar.

La Colada del Argamazón

La Colada del Argamazón es una vía pecuaria de 33 kilómetros que atraviesa varias fincas, todas propiedad de la empresa Breña del Agua Investment SL. Después de varios recursos y contrarecursos, existe una sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TJSA) declarándolo camino público.

La empresa propietaria de las fincas ha pedido, además, permiso para una mansión de 800 metros cuadrados en lo alto de la Sierra, en pleno parque natural.
El día de la marcha, una persona desconocida para la plataforma estuvo participando y le pidió a Clavero que la llevase en su coche.

Oleada de apoyos

Las muestras de apoyo a Clavero han sido unánimes desde el principio. Nadie ha dudado de su honestidad ni de que toda esta pesadilla se trata de una trampa.
En rueda de prensa, el parlamentario de Podemos Jesús Rodríguez aseguró que «queremos saber quién le puso la cocaína» y pidió «que se estudien todos los mensajes para saber quién avisó a la Guardia Civil».

El alcalde de Cádiz, José María González, expresó también su solidaridad con el activista. «Urge una investigación a fondo», demandó.
Ecologistas en Acción agradece «la enorme marea de solidaridad con Juan Clavero y la masiva colaboración ciudadana que está permitiendo obtener información clave para esclarecer este infame montaje». Aunque, aseguran, «es evidente que el montaje ha fracasado y que esta maniobra se les está volviendo en contra».