La Marea Blanca se moviliza de nuevo ante los incumplimientos de los compromisos de la Junta

La Marea Blanca de Cádiz ha vuelto a dar muestras de su empuje y capacidad de convocatoria el pasado mes de abril, dando la batalla por la sanidad pública andaluza tanto en las calles como en las instituciones ante los imcumplimientos de los compromisos de la Junta de Andalucía.

La lucha en las calles

El domingo 23 de abril tuvo lugar una nueva manifestación por la sanidad pública andaluza convocada por la Marea Blanca de Cádiz. La misma partió a las 12:00 del Hospital Universitario Puerta del Mar y concluyó en la Plaza San Juan de Dios, donde se leyó el comunicado.

La convocatoria contó, de nuevo, con un gran seguimiento por parte de las gaditanas y los gaditanos, y con el apoyo y la presencia de otras plataformas como la Marea Pensionista o Marea Verde de Cádiz, de sindicatos como USTEA y CGT, y de partidos políticos como Podemos e IU.

No había duda de que era necesario volver a tomar las calles. La Marea Blanca dejó claro en su comunicado que, pese a ser recibida por la delegación de salud, las medidas que se están tomando desde la administración pública andaluza son meramente “cosméticas”, “para que parezca que algo cambia, pero en realidad nada cambia”. El proceso de deterioro de este servicio básico continúa, debido a problemas de todo tipo: financieros, estructurales, de gestión pública… Por eso se animó a la ciudadanía a no bajar la guardia y a seguir movilizándose por la sanidad que es de todos. E incluso a participar de la construcción de la propia Marea Blanca.

… y en las instituciones

Además, ha elaborado una moción en defensa de la sanidad pública andaluza que se presentó en el pleno del Ayuntamiento de Cádiz del pasado viernes 28.

En la misma se señalaba tanto al gobierno central (PP) como al autonómico (PSOE) como responsables de su deterioro, y se solicitaba el apoyo del arco plenario para instar a ambas administraciones a tomar una serie de medidas para proteger la sanidad pública.

En concreto, pedía al pleno que instara al gobierno central a la derogación del Decreto Ley que ha acabado con la universalidad de la sanidad pública y ha permitido los copagos en los medicamentos (16/2012) y de la Ley que ha servido como “herramienta” para la privatización de la sanidad (15/1977), y al aumento de la partida destinada a la sanidad en los próximos presupuestos a un nivel anterior a los recortes.

Por su parte, a la Junta se le insta, entre otras medidas, a la anulación de los cierres programados de recursos sanitarios en períodos vacacionales, la sustitución del personal, la subsanación de la falta de pediatras en atención primaria, o la creación de áreas de urgencias en Salud Mental en todos los hospitales de especialidades.

La moción, defendida por el equipo de gobierno encabezado por José María González, fue finalmente aprobada, a pesar de los votos en contra -era de esperar- de PP y Ciudadanos.