La nueva tarifa de agua es más justa y social

La tarifa de Aguas de Cádiz no había sido revisada de forma integral desde 1995 y presenta desigualdades entre usuarios. El pasado 28 de octubre de 2016, Aguas de Cádiz recibió un mandato plenario para tener en cuenta el número de habitantes de cada vivienda. Desde entonces, y considerando tanto las propuestas de la mesa de tarificación como el informe del Defensor del Pueblo Andaluz de 2015, ha realizado una serie de pruebas hasta encontrar la tarifa más justa para los usuarios que no ponga en riesgo el equilibrio financiero de la empresa. Ahora, esta propuesta debe ser aprobada por el pleno.

¿Sube el precio del agua? No

En las simulaciones que ha hecho Aguas de Cádiz con los consumos reales de los hogares se ha demostrado que cuántos más miembros existen en las familias mayor es el ahorro. Sólo sube alrededor de 50 céntimos por factura (bimensual) en el caso de las personas que viven solas, en el resto de hogares el ahorro es considerable: hasta 40€ por factura en consumos normales para una familia de 5 miembros. Para los pensionistas existe una tarifa reducida.

¿Qué ocurría con la cuota fija?

La cuota fija, como su propio nombre indica, es una cantidad que siempre es igual y con la que se paga el diámetro o caudal de agua recibido. Esta cuota hay que pagarla siempre al margen de que se use o no el suministro. Hasta ahora existían dos grandes problemas con la cuota fija. Por un lado, a mayor caudal no se pagaba más de forma lineal. Por otro lado, para los usuarios con contadores comunitarios una única cuota fija se repartía entre el número de viviendad. Es decir, los usuarios con contadores individuales pagaban proporcionalmente una cuota fija mucho mayor que los comunitarios, pese a estar cumpliendo con lo establecido en la Ley de Aguas.

¿Qué cambios hay en la cuota fija?

Por un lado, la cuota fija se hace proporcional al calibre. Y, por otro lado, para los hogares se equipara la situación de Cádiz con la del resto de Andalucía: las comunidades con contador comunitario deberán pagar de cuota fija la cantidad resultante de multiplicar la tarifa mínima por el número de viviendas abastecidas.

¿Cómo era la cuota variable?

La cuota variable sí depende del consumo. Hasta ahora, existían 4 bloques que no tenían en cuenta el número de habitantes. De manera que un hogar con un miembro tenía la misma cantidad de agua facturada al precio de cada bloque que un hogar de 6 miembros. O lo que es lo mismo, las familias numerosas siempre terminaban en el bloque más caro, el 4, por consumos normales.

¿Qué cambia en la cuota variable?

Se ha actuado en dos ámbitos: la amplitud de bloque y el precio. Ahora, la cantidad que se factura en cada bloque depende del número de habitantes de cada vivienda. De manera que, por ejemplo, en un hogar de un miembro el bloque uno es 2m³, si hay dos miembros se pagan a ese precio 4m³, si hay tres, 6m³ y así sucesivamente. Por tanto, a mayor número de miembros más se tarda en pasar a pagar el agua por el siguiente bloque siendo practicamente imposible llegar al bloque 4 a menos que haya una fuga o un derroche. En cuanto al precio, se ha bajado el precio del primer bloque un 3% , para los bloques 2 y 3 se mantiene el precio que tenían y para el bloque 4, al que ya hemos dicho que es muy difícil llegar, se sube un 6% con el objetivo de fomentar un consumo responsable de un bien escaso como es el agua. Para los hogares con contador comunitario, para minimizar el posible perjuicio, se supondrá que viven en cada casa 2,5 personas.

Beneficios
  • Se tendrá en cuenta el número de habitantes de cada vivienda
  • Las viviendas con dos o más habitantes pagarán menos
  • Equiparación entre suministros individuales y comunitarios
  • El sistema propuesto es más social y más justo
  • Se rebaja la tarifa del primer bloque un 3% para potenciar el consumo responsable y ayudar a las PYMEs
  • Se mantiene el precio de los bloques 2 y 3. Sólo se penaliza el derroche, subiendo un 6% el bloque 4
  • Habrá una tarifa reducida para pensionistas