La oposición destituye a David Navarro al frente de Onda Cádiz cuando comenzaba la auditoría de Cádiz Conecta

Una vez más PSOE y Ciudadanos se han alineado con el PP, en esta ocasión para darle una patada a la transparencia. La oposición logró que el pasado 10 de octubre el Consejo de administración de Onda Cádiz cesara a David Navarro como consejero delegado de la entidad. Juan Manuel Pérez Dorao, de Ciudadanos, es, con los votos de PP y PSOE, el nuevo presidente de la radio televisión pública gaditana. El partido de Albert Rivera funciona también en Cádiz como muleta del bipartidismo.

Esta destitución ocurre en un momento “muy oportuno” para el PP: cuando comenzaba la auditoría de Cádiz Conecta, empresa absorbida por Onda Cádiz a principios de año, a la que se vinculan algunos de los más sonados y vergonzosos escándalos de despilfarro de dinero público durante el gobierno de Teófila Martínez. Recordemos ese estrafalario “kit de espionaje” adquirido por la empresa que incluía bolígrafos y gafas de sol con cámaras ocultas, los más de 90.000€ en viajes, hoteles y grandes comidas que el gerente cargó a la empresa, o la generosa compra de móviles y tablets de última generación a una empresa del cuñado de Ignacio Romaní, el portavoz del PP.

Como denunció el alcalde, José María González, tras consumarse la destitución de David Navarro, lo que PP, PSOE y Ciudadanos han llevado a cabo es un “pacto de la opacidad” que impedirá la auditoría de las cuentas de Onda Cádiz y Cádiz Conecta.

Buena gestión económica para una televisión más plural

Y es que el cese de David Navarro no puede entenderse en otra clave, teniendo en cuenta el trabajo del concejal tanto en el terreno económico como de pluralidad política.
Con Navarro al frente de Onda Cádiz, la televisión local ha pasado de ser un ejemplo de “cortijo” de un gobierno municipal entregado al autobombo, a un ejemplo de televisión plural, concebida como verdadero servicio público.

De hecho, el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) lleva dos años seguidos, 2016 y 2017, avalando la “trayectoria positiva” y la pluralidad de la televisión local. La misma entidad que, en 2013, requería al gobierno del PP que dejara de utilizar la televisión pública para su autobombo.

Pero Onda Cádiz es también una entidad más eficiente: en estos dos años la empresa municipal ha ahorrado casi 2 millones de euros pese al incremento de la cartera de servicios y la plantilla, resultado de un trabajo de optimización de recursos que ha pasado, entre otras cosas, por la eliminación de las contrataciones externas.