Las trabajadoras de la limpieza están negociando con la patronal para conseguir un convenio más digno

  • La limpieza es un sector ampliamente feminizado y precarizado y ha sufrido con dureza los recortes

El sector de las trabajadoras y trabajadores de limpieza y edificios de la provincia de Cádiz está en plena negociación por un nuevo convenio que dignifique las condiciones de un sector ampliamente feminizado y doblemente precarizado. En total, este convenio afecta a la vida de unas 5.000 trabajadoras y trabajadores en toda la provincia que sufren en primera persona los recortes de las administraciones públicas: con la crisis, los pliegos se adjudican cada vez por menos dinero y la forma en la que las empresas siguen obteniendo beneficios es a costa del salario de los trabajadores y trabajadoras y de reducciones de jornadas que esconden despidos encubiertos.

Pero no se rinden. En octubre de 2015 denunciaron el convenio, vigente desde 2011 y que sólo había sido modificado en 2013 para recoger una subida del 0,5%. Desde enero de 2016 están llevando a cabo la negociación con las patronales AGEL, que agrupa a las pequeñas empresas, y ASPEL, que agrupa a las grandes.

El convenio afecta a unas 5.000 trabajadoras en toda la provincia

De momento, han celebrado 6 reuniones en las que la patronal plantea una subida de 1,5% en 5 años; es decir, un 0,3% anual. «Lo que quieren es repartir miserias», nos dice Paqui Camacho, sindicalista, trabajadora de la limpieza de la UCA y miembro de la mesa negociadora del convenio por CCOO. Además, nos cuenta, en la última reunión, celebrada en el mes de septiembre, la patronal amenazó a las trabajadoras con quitarle los logros conseguidos en anteriores convenios, como el reconocimiento de la antigüedad, por ejemplo.

El 13 de octubre debía celebrarse una nueva reunión de la mesa negociadora que la patronal suspendió a última hora «por motivos de agenda», pese a que estaba fijada desde hacía un mes. Los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, decidieron entonces desconvocar la concentración prevista para ese día en el Centro de Prevención de Riesgos Laborales de Cádiz. Pese a ello, y gracias a que Autonomía Obrera no desconvocó, decidieron mantener la concentración y demostrar, una vez más que «el convenio es de los trabajadores, no de los sindicatos». Ni la actitud de CCOO y UGT ni la lluvia pudieron parar a los trabajadoras que hicieron frente a todos los contratiempos para hacer oír su voz y sus  reivindicacciones.

La patronal quiere una subida de un 0,3% anual

«Hemos demostrado, y seguiremos demostrando, que el convenio es de los trabajadores y no puede pertenecer a ningún sindicato que se siente en una mesa a negociar. Nosotros somos los que vamos a dar la batalla y los que tendremos que llevar a casa las condiciones de una mala negociación por su parte si no logramos el control sindical desde las bases. Desde octubre de 2015 hemos tenido asambleas para presentar los artículos de la plataforma del Convenio. La gran asistencia con la que han contado estas asambleas se ha debido al esfuerzo de los trabajadores por difundirlas a través de los medios de los que disponemos, ya que los grandes sindicatos, UGT y CCOO, se han limitado a informar a sus afiliados, demostrando de nuevo su preferencia por la desinformación y la desmovilización», cuenta Paqui Camacho.

Desde Ganemos CCOO, el sector más crítico de este sindicato, hacen un llamamiento a la movilización por un convenio que no tiene fecha límite para ser modificado, tal y como recoge el propio convenio. «Desde Ganemos CCOO, pensamos que los trabajadores y trabajadoras  no podemos permitir ningún tipo de retroceso en nuestras condiciones laborales y mostramos nuestro más sincero apoyo al colectivo de limpieza y a su lucha en defensa de un convenio digno.» El colectivo también cuenta con el apoyo explícito de Podemos Cádiz, de Marea Verde, la Asociación de  Estudiantes Contra la Precariedad (AECP), la Coordinadora de Profesionales del Metal, Anticapitalistas y los sindicatos USO, CGT y Autonomía Obrera.

Estas trabajadoras, a menudo invisibles, que son imprescindibles para que nuestros día a día sea más agradable, no se rinden. Ya lo han demostrado antes. Su fuerza están en la lucha colectiva y no van a parar hasta tener el convenio que merecen.

Reivindicaciones del colectivo
  • Duración máxima del convenio de tres años.
  • Subida salarial digna.
  • Reducción de jornada.
  • Descongelación de antigüedad en dos tramos más (dos trienios).
  • Mejoras en licencias.