Los votos de PP y Endesa en Eléctrica de Cádiz le niegan a una trabajadora los derechos laborales que le reconoce la justicia

  • La empresa ha sido condenada por cesión ilegal, fraude en la contratación y despido improcedente

Marisa Iglesias trabajó durante 3 años y 115 días para Eléctrica de Cádiz. Lo hizo a través de diversas Empresas de Trabajo Temporal y con la empresa GJ&KA Soluciones Electrotécnicas SL que practicaba, tal y como ha reconocido la justia, cesión ilegal de trabajadores; es decir, la empresa sólo ponía a disposición de Eléctrica los trabajadores, pero era esta empresa mixta (formado por concejales del Pleno; 2 del PP, 1 del PSOE, 1 de Por Cádiz Sí Se Puede y otro de Ganar Cádiz, Unicaja 1 consejero y Endesa 3 consejeros) la que ponía los recursos, pagaba los salarios, organizaba las vacaciones, etc.

Esta práctica es ilegal, tal y como establece el artículo 43.7 del Estatuto de los Trabajadores.

Derecho a ser fija

Marisa Iglesias denunció esta situación ante los juzgados. Inmediatamente después de presentar la demanda, GJ&KA la despidió.

La sentencia le da la razón a la trabajadora: reconoce la cesión ilegal y califica el despido como improcedente; y ofrece a la trabajadora la opción de elegir la condición de fija en GY&KA o en Eléctrica. A su vez, la empresa por la que opte tiene la posibilidad de elegir (como con cualquier despido improcedente) entre la readmisión o la indemnización.

PP y Endesa deciden

Iglesias optó por Eléctrica de Cádiz. La situación laboral de esta trabajadora se llevó al Consejo de Administración de Eléctrica de Cádiz. Podemos, Ganar Cádiz y PSOE votaron a favor de la readmisión, tal y como era voluntad de la trabajadora. Unicaja se abstuvo. Y la suma mayoritaria de consejeros de Endesa y del PP (Ignacio Romaní y José Blas Fernández) forzaron que se aprobara la indemnización en lugar de la readmisión.

Movilizaciones

El atentado a los derechos laborales de Marisa es reversible. Basta con que el PP asuma su responsabilidad como representante público y cambie el sentido del voto en el Consejo de Eléctrica.
Por eso, los sindicatos Autonomía Obrera, CGT, CTA, Ustea y SAT han apoyado las concentraciones semanales, todos los miércoles, frente a la sede del Partido Popular, en la calle Cánovas del Castillo. «PP, culpable. Marisa, readmisión» han podido escuchar los representantes del PP durante todo el mes de agosto.

«El PP debe entender que no puede votar en el Consejo de Eléctrica como si fuera otra empresa más, sino como un representante de la ciudadanía que, como tal, debe propiciar las defensa de los intereses sociales, los intereses de la comunidad», aseguran desde Autonomía Obrera. «No entendemos cómo es posible que un partido como el PP que se pronuncia públicamente a favor de la defensa de los derechos de la mujer, de su integración laboral, etc., opte en este caso por el despido en lugar de hacerlo claramente por la readmisión de Marisa», añaden.

Una gran manifestación

Los sindicatos que están apoyando a esta trabajadora quieren sumar el máximo de apoyos posibles para impedir que PP y Endesa puedan vulnerar los derechos laborales de esta manera, pese a existir una sentencia favorable a Iglesias.

Por eso, están trabajando en una gran manifestación de apoyo a Marisa Iglesias y en defensa de unas condiciones laborales dignas que tendrá lugar a lo largo del mes de septiembre.