Los nueve grandes bulos sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Dentro de la gran confusión generada en torno al Impuesto de Sucesiones hay 9 grandes mentiras que conviene aclarar:

  1. «El impuesto sobre sucesiones que hay en España (y en particular en Andalucía) es un impuesto antiguo que no existe en otros lugares«. El impuesto existe en 27 de los 34 países más ricos del mundo (OCDE).
  2. «El impuesto sobre sucesiones afecta a todos los andaluces y todos tienen que pagar algo«. Lo que es obligatorio es la declaración pero muy pocas salen a pagar. En 2016, de los que presentaron declaración solo salieron a pagar 19.136, es decir, el 7,5%.
  3. «El impuesto sobre sucesiones lo pagan en Andalucía las clases medias y trabajadoras«. Según el Sindicato de Técnicos del Ministerio de hacienda, la eliminación de este impuesto sí que beneficiaría a las grandes fortunas del país y afectaría indirectamente a la gran mayoría de los contribuyentes.
  4. «Las familias que no tienen liquidez en ese momento no pueden recibir la herencia de sus padres o familiares«. La ley contempla plazos para poder vender la herencia.
  5. «El impuesto sobre sucesiones tan elevado en Andalucía es la causa de que muchos andaluces tengan que renunciar a la herencia de sus padres«. Con los últimos datos disponibles (2015) vemos que, en términos absolutos hay más renuncias en las Comunidades Autónomas más pobladas. Por orden, Cataluña, Andalucía y Madrid. En términos relativos (renuncias por cada 10.000 habitantes), el mayor número de renuncias se produjeron en Asturias, seguida de Baleares (donde los parientes directos no pagaban en 2015 más del 1% de la herencia) y La Rioja (donde los herederos directos prácticamente no pagan el impuesto). Según estos datos, el nivel de imposición no influye en manera determinante.
  6. 40.000 andaluces se empadronan cada año en Madrid para no pagar sucesiones”. Los que “emigran por razones fiscales” son principalmente las grandes fortunas.
  7. En Madrid que no existe casi el impuesto se recauda más respecto a Andalucía porque es más justo”. La mayor recaudación en la Comunidad de Madrid no depende del diseño del impuesto en esta comunidad sino de su “competencia desleal”, aprovechándose de ser un centro neurálgico a nivel económico y financiero del Estado.
  8. «El impuesto sobre sucesiones solo lo defienden los radicales«. Este impuesto ha sido siempre defendido por personas e investigadores de muy diferente ideología que simplemente tratan de evitar la concentración de la riqueza en porcentajes cada vez más pequeños de la población porque se sabe que las herencias han sido siempre una de las fuentes más importantes de la desigualdad.
  9. «El impuesto sobre sucesiones obliga a pagar dos veces porque quien deja la herencia ya pagó a lo largo de su vida por lo que deja«. Este impuesto no grava el bien, grava la recepción de bienes y el incremento de riqueza que supone en quien lo recibe