Últimos ajustes para la puesta en marcha del Bono Social Eléctrico

  • La aprobación definitiva será en el Consejo de Eléctrica de Cádiz, formado por los partidos, Endesa y Unicaja

Con este instrumento se busca asegurar el acceso a la energía por parte de las familias en situación de vulnerabilidad económica. Es con el objetivo de elaborar una propuesta marco con el que se constituyó la Mesa contra la Pobreza Energética. Esta primera propuesta ha sido completada con las aportaciones realizadas a través de un grupo de trabajo específico de trabajadoras sociales, así como con el estudio sobre consumo energético en familias vulnerables aportado por parte del Colegio de Ingenieros Técnicos de Cádiz.

Así, el alcalde destaca que “gracias al trabajo minucioso realizado durante este año, el bono social será mucho más sensato y eficaz que el que ofrecen las comercializadoras de referencia, porque a diferencia de este, tendrá en cuenta la renta familiar y estará basado en criterios de ahorro y eficiencia energética”.

José María González ha anunciado que será en una reunión de la Mesa de la Pobreza Energética donde se validará la propuesta final del bono. Tras esta validación, el proyecto se elevará al Consejo de Administración de Eléctrica de Cádiz, donde necesitará del voto favorable de los partidos políticos para su aprobación definitiva. De ser así, el Equipo de Gobierno prevé que el bono podría ponerse en funcionamiento a principios del próximo año 2017.

En el mes de diciembre se han venido dando los últimos ajustes del Bono Social Eléctrico Alternativo, una herramienta con la que se pretende garantizar un mínimo de consumo eléctrico a todas las familias de Cádiz.

El alcalde de la ciudad, José María González, ha explicado que desde el Ayuntamiento se ha venido trabajando en diferentes ámbitos para poner herramientas a disposición de la ciudadanía, garantizando el consumo eléctrico a través del pago de recibos de luz a familias vulnerables, o los cursos de eficiencia energética impartidos tanto a los trabajadores sociales municipales, como en las asociaciones de vecinos. En este sentido, existe un protocolo de actuación mediante el cual hay una comunicación permanente y directa entre las trabajadoras sociales y Eléctrica de Cádiz. Así, tal y como ha destacado el primer edil, “el Ayuntamiento viene haciendo un enorme esfuerzo económico para pagar facturas a familias vulnerables. De hecho, si comparas la inversión en este tipo de ayudas, Cádiz es de los municipios que más dinero invierte en este sentido”.

No obstante, paralelamente y de forma complementaria a estas medidas, en octubre de 2015 tuvo lugar la aprobación en pleno por unanimidad de este Bono Social Eléctrico Alternativo, que se prevé sea comercializado por la compañía eléctrica. Con él se busca asegurar el acceso a la energía por parte de las familias en situación de vulnerabilidad económica. Es con el objetivo de elaborar una propuesta marco con el que se constituye la Mesa contra la Pobreza Energética. Según ha explicado el propio alcalde, esta primera propuesta ha sido completada con las aportaciones realizadas a través de un grupo de trabajo específico de trabajadoras sociales, así como con el estudio sobre consumo energético en familias vulnerables aportado por parte del Colegio de Ingenieros Técnicos de Cádiz.

Informe técnico

Recientemente, el primer edil ha recibido de manos del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales de Cádiz el informe realizado sobre consumo energético en familias vulnerables. Los datos contenidos en dicho informe complementan el trabajo realizado en la Mesa contra la Pobreza Energética para poner en marcha este bono. En palabras de José María González, “se trata de un paso más dentro de nuestro firme compromiso de que todas las familias de Cádiz tengan garantizado ese mínimo de consumo”.

Así, el alcalde destaca que “gracias al trabajo minucioso realizado durante este año, el bono social será mucho más sensato y eficaz que el que ofrecen las comercializadoras de referencia, porque a diferencia de este, tendrá en cuenta la renta familiar y estará basado en criterios de ahorro y eficiencia energética”.

Por su parte, el decano del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales de Cádiz, señala que el objetivo del informe es “servir de base para, una vez examinados los consumos energéticos en viviendas en situación de pobreza energética, aplicar el bono de la manera más justa y eficiente”.

El estudio ha constado de tres fases compuestas por una encuesta sobre hábitos energéticos, una medición del consumo de todos los aparatos eléctricos y la formación sobre ahorro energético. Este informe se ha realizado en 50 viviendas receptoras de ayudas de la luz. Los datos de consumo obtenidos se han contrastado con 450 ayudas en el recibo eléctrico y los datos de consumo eléctrico de la ciudad de Cádiz.

José María González, ha anunciado que será en una reunión de la Mesa de la Pobreza Energética donde se validará la propuesta final del bono. Tras esta validación, el proyecto se elevará al Consejo de Administración de Eléctrica de Cádiz, donde necesitará del voto favorable de los partidos políticos para su aprobación definitiva. De ser así, el Equipo de Gobierno prevé que el bono podría ponerse en funcionamiento a principios del próximo año 2017.