Editorial

Un gran avance en la lucha por el bienestar animal

La Comisión Animalista de Podemos Cádiz surgió hace unos meses con la voluntad de luchar desde lo municipal por los derechos de los animales.

Ahora los y las animalistas estamos de enhorabuen porque a nivel nacional hemos dado un paso más hacia adelante en la lucha por el bienestar animal.

El Congreso de los Diputados ha aprobado una propuesta, presentada por Unidos Podemos, donde se prohíbe la amputación de los rabos a los perros, incluyendo especialmente los de caza, así como tampoco estará permitido cortarles las orejas, la sección de las cuerdas vocales y la extirpación de uñas y dientes, adhiriéndose y ratificando así, 30 años después, el Convenio Europeo de Protección de Animales de Compañía que se aprobó en Estrasburgo en 1987.

Esta adhesión proporciona un marco legislativo básico en materia de protección de animales de compañía que permitirá impulsar el desarrollo y la coordinación de actuaciones en estas materias.

A pesar de que el Gobierno había planteado una «reserva» del artículo 10, con el fin de continuar permitiendo la amputación del rabo de los animales y con justificaciones como el «efecto látigo» de los rabos en las razas grandes, la enmienda presentada y defendida por Unidos Podemos ha salido adelante, eliminando esta reserva con el apoyo de todos los grupos a excepción del Partido Popular.

Cortar el rabo a los animales cuando son cachorros o por razones estéticas o por capricho de sus dueños es maltrato y crueldad, que además los somete a dolor y problemas de locomoción crónicos.

El Convenio aprobado contempla las intervenciones quirúrgicas en algunas excepciones, por ejemplo, que un veterinario considere necesarias las intervenciones por razones de medicina veterinaria, o bien en beneficio de un animal determinado.

La práctica está vetada en ocho de las comunidades autónomas, mientras que en el resto no se hace mención expresa, pero ahora será una prohibición a nivel nacional.

Una sociedad que respeta a los animales es una sociedad más humana. Por eso, desde la Comisión Animalista celebramos esta  victoria y seguiremos luchando. Nos quedan muchas batallas, pero el esfuerzo común no será en vano. Lograremos que, poco a poco, los derechos de los animales se defiendan, tanto dentro como fuera de las instituciones.